For more extensive artist's bio, articles and list of exhibitions, visit artist(s) website(s). Many of the images displayed on this site are copyrighted, and are used here only for purposes of education or critical review. All rights are reserved by the artists who created the works referenced herein.

Painting is silent poetry, and poetry is painting that speaks. Simonides

Isaac Cordal
























Isaac Cordal


Street Artist and Public Artist Isaac Cordal has just finished his most expansive installation of his little corporate and military men to date in Nantes, the city once known as the European capital of the human slave trade. “Follow the Leaders” is “a critical reflection on our inertia as a social mass,” explains Cordal as he describes the massive installation of about 2000 individual pieces.
quote





Spanish artist Isaac Cordal has an unconventional approach to public art. While most street artists seek to work on an increasingly larger scale, painting the facades of buildings with the aid cherry pickers, Cordal builds miniature sculptures that he hides in unexpected places. A critique of capitalism (in Cordal’s native country, the world-wide economic recession hit especially hard), Cordal’s work focuses on the mass-produced quality of today’s society. Miniature business men in suits are found in forgotten corners of urban sprawl. Cordal uses his environment to stage poignant scenes with the sculptures as his protagonists. Isaac Cordal is opening his debut US solo show at Anno Domini in San Jose, CA tonight, September 5, and the show will run through October 19. Take a look at some of Cordal’s work for the show as well as some street interventions below.

quote





En écho à son exposition au Temple du Goût, Isaac Cordal s’approprie la place du Bouffay. Mises en scènes dans la réalité de la ville, ses sculptures composent une armée de figures solitaires et mélancoliques évoluant au sein d’un univers bétonné dans lequel une touffe d’herbe ou une flaque d’eau deviennent les fragiles fragments du monde naturel.Sur cette place du Bouffay au caractère minéral, au sein d’un quartier faisant l’objet d’une rénovation urbaine, Isaac Cordal choisit d’implanter une île de gravats issus de bâtiments détruits dans d’autres endroits de la métropole.Des centaines de sculptures de l’artiste évoluent dans cette ruine contemporaine, témoins du caractère éphémère des constructions humaines. L’installation impressionne autant qu’elle incite à la déambulation, à la recherche du détail, au parcours méditatif.

quote 



Facebook Page








La reflexión sobre la sociedad actual a través de la escultura protagoniza esta nueva exposición de Isaac Cordal (Pontevedra, 1974) en las salas de la Galería Javier Marín. El modelado del alambre y las sombras inmateriales como capacidades representativas del cuerpo humano que pudimos ver en su anterior propuesta en la galería dan paso ahora al cemento, un material industrial que representa la huella del hombre en el entorno natural, una huella que no se puede camuflar y que ha ofrecido un resultado brutal en la sociedad civilizada. La ciudad es un invento tan antiguo como el caos de seres hacinados al calor y a la crueldad que la ciudad les ha procurado. Ahora bien, la noción de individuo, como unidad de pensamiento y de acción propios, es algo más moderna. Baudelaire recorrió y observó el París reformado por Haussmann. Se dejó arrastrar por la marea urbana, dando origen a un lugar común de la literatura, la filosofía y el arte contemporáneo: la soledad del individuo sumergido en el entorno urbano, la pavorosa capacidad de los grandes núcleos urbanos para engullir la diferencia, para homogeneizar hábitos y ritos, para alimentar la ruina lenta del desarraigo. A través de un interesante discurso de oposición a esa lepra existencial de lo urbano, Isaac Cordal explora el espacio del SOHO-Málaga en esta su segunda exposición en JM, una zona urbana céntrica de la capital malagueña donde se ubica la galería, mediante instalaciones de su reciente y conocida serie Cement Eclipses, un proyecto que discurre entre los campos de la escultura, la fotografía y el vídeo. La escultura fue utilizada como punto de partida para las intervenciones urbanas que han dado origen a la producción fotográfica y audio-visual que reune la exposición. Estas pequeñas figuras de cemento que se integran en el paisaje urbano representan una metamorfosis en la que el ser humano abandona su papel de ciudadano mimetizándose con la ciudad para convertirse en parte de su mobiliario urbano. En un homenaje al ciudadano común, Cordal retrata a perturbados hombres de negocios que se sumergen acompasados bajo el agua de un charco, a un indigente sentado junto a su perro a la espera de algún cambio en la sociedad, a una ama de casa que vuelve del supermercado con bolsas de la compra, o a un personaje que contempla un pequeño e idílico paisaje que encuentra en la soledad de su paseo cotidiano frente a un Museo. De esta manera el hombre confirma su aislamiento voluntario de la naturaleza, camuflándose entre las aceras, las calles y las paredes en su nuevo hábitat natural. Estos seres diminutos también ocuparán los espacios de la galería al igual que ocuparon las calles malagueñas durante un instante o se quedaron a vivir en aceras, fachadas, voladizos o marquesinas del paisaje local. Toda una serie de actuaciones cargadas de imaginación que Cordal aborda en ocasiones con gran sentido del humor y en otras llenas de un cierto dramatismo pero siempre utilizando grandes dosis de emoción. Un mundo de micro-relatos que encierra la complejidad humana y el papel del hombre en la urbe.  

No comments:

Followers

Blog Archive

Labels

Related Posts with Thumbnails